Telefónica cierra cinco centrales de cobre en Lanzarote

La compañía cerró 69 centrales de cobre en Canarias en el primer semestre y avanza en su plan de digitalización y transformación de la red

Telefónica cierra cinco centrales de cobre en Lanzarote

Telefónica ha informado de que alcanzó en el primer semestre del año el "hito" de cerrar 1.000 centrales de cobre, cinco de ellas en Lanzarote, lo que supone "seguir avanzando en su plan de digitalización y trasformación de la red para ofrecer la mejor conectividad". En el conjunto de Canarias, según ha trasladado la empresa, ya se han cerrado 69 centrales de cobre. A las cinco de Lanzarote se suman 33 en Gran Canaria, 25 en Tenerife, 3 en Fuerteventura, 2 en El Hierro y 1 en La Gomera.

Según destaca Pablo Ledesma, director de Operaciones de Telefónica España, “Telefónica comenzó su proceso de trasformación de la red con el cierre de centrales en el año 2016 y desde entonces, a pesar de circunstancias adversas en algunos años como el pasado, ha seguido su plan de cierre de centrales de cobre y expansión de la fibra para avanzar en el objetivo de ofrecer la mejor conectividad tanto a clientes particulares como empresariales". "Una vez más Telefónica, que con su despliegue de fibra ha contribuido en gran medida a situar a España como el país europeo con más fibra óptica, desarrolla su actividad acorde a las necesidades que traen los nuevos servicios y la nueva generación de telefonía móvil 5G”, ha señalado. 

El objetivo de este plan de trasformación es completar la cobertura de fibra "con una red totalmente digital e impulsar que todos los clientes pasen a fibra para así mejorar su experiencia con los servicios y colocarlos en la mejor posición ante el futuro digital, además de consolidar el objetivo medioambiental de Telefónica".

Desde el inicio de su plan de cierre, Telefónica afirma que ha desmontado 65.000 toneladas de cable; ha reciclado 7.140 toneladas de RAEEs (residuo de aparatos eléctricos y electrónicos) y otros elementos; ha reutilizado más de 128.000 tarjetas en su red y ha ahorrado alrededor de 1000 Gwh (355.000 tCo2, equivalente a plantar seis millones de árboles).

En cuanto a la reducción del espacio, se explica que "una central de fibra da servicio al mismo número de accesos que se atiende desde cuatro centrales de cobre" y que "la tecnología de acceso fibra ocupa solo el 15% del espacio del acceso de cobre".

De este modo, se apunta que el proceso de cierre de las centrales de cobre conlleva "un impulso de la economía circular basándose en la reducción, reutilización y reciclaje (regla de las 3 R’s)". "El ahorro energético y de espacio junto con el reciclaje de componentes y la mejora medioambiental que implica el apagado de tecnologías en desuso permite a Telefónica avanzar en el compromiso medioambiental estratégico de emisiones netas cero para el 2025", concluye la compañía. 

LO MAS LEÍDO