Las patronales advierten de la “dificultad” para encontrar “personal cualificado” en Lanzarote

Las asociaciones de empresarios del turismo y la construcción coinciden en la necesidad de "atraer a la gente joven" a través de la formación, para solucionar un problema que se ha acrecentado con el inicio de la recuperación económica

Imagen de archivo de la Oficina de Empleo de Arrecife
Imagen de archivo de la Oficina de Empleo de Arrecife

Mientras casi 12.000 personas siguen inscritas como demandantes de empleo en la isla, las principales patronales afirman que están teniendo problemas para cubrir muchos puestos vacantes, por la falta de “personal cualificado”. Desde la Federación Turística y desde Asolan lo achacan en parte a las personas que se marcharon de Lanzarote al quedarse sin empleo, tras estallar la crisis del coronavirus, y que no han regresado a la isla.

Además, apuntan a otro problema estructural del que también advierten otras patronales: la falta de formación. En el caso del sector de la construción, la presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de Las Palmas (AECP), María Salud Gil, sitúa el origen en la crisis económica del 2008. “El sector de la construcción, como estaba en una crisis brutal, la Comunidad Autónoma entendió que no había que formar a nadie”, cuestiona, afirmando que ya entonces advirtieron de que era un error. “Dijimos que en 10 o 15 años íbamos a necesitar este perfil, justo el perfil que estamos buscando hoy”, subraya.

“¿Si tenemos a 20.000 desempleados en el sector de la construcción, por qué ese personal no se incorpora al mercado?”, se pregunta la presidenta provincial, que asegura que esa falta de formación previa se puede solventar con un análisis personalizado, conociendo si existe “una patología social afectada”, para tratarla de manera diferente y así “poder certificar sus habilidades e incorporarse al mercado”.

Desde la Asociación de Constructores de Las Palmas afirma que han formado a 15.000 personas que se encuentran ya trabajando en el sector, en labores como “las nuevas tecnologías, la eficiencia energética, accesibilidad, robótica o 3D”. “Hoy en día el sector va hacia la transformación digital y hacia la domotización”, añade María Salud Gil.

 

Falta personal para cocinas, sala y recepción

Por su parte, Asolan advierte de falta de personal cualificado para las cocinas de los hoteles, así como para sala y recepción. El portavoz de la asociación, Francisco Martínez, subraya que Asolan también ha venido realizado desde hace años cursos de formación y de recliclaje, pero considera que la gente “no aprovecha las oportunidades de formación que ha tenido”. De hecho, afirma que antes de la pandemia, el problema principal era encontrar a voluntarios que realizaran los cursos y seminarios, aunque afirma que ahora “sí se ve predisposición a participar”.

Martínez afirma incluso que no cree “que haya gente buscando trabajo y que no lo encuentre”, y hasta sostiene que hay personas que prefieren “utilizar el paro” ante esta situación “incómoda”. No obstante, espera que los problemas que está teniendo su sector para cubrir determinados puestos se solucionen “en dos o tres meses”, ya que lo achaca a esa situación coyuntural generada por el parón por la Covid y los trabajadores que se marcharon de la isla.

Además, al igual que la patronal de la construcción, defiende que la gente joven debería formarse para incorporarse a estos sectores. Tanto la presidenta de AECP como el portavoz de Asolan defienden los salarios que se pagan en la construcción y en el turismo, pese a los cuestionamientos que suele recibir especialmente este último. “El salario anual es en torno a 20.000 euros”, apunta la presidenta de la patronal de la construcción, mientras que el portavoz de Asolan asegura que una camarera de piso “cobra un salario neto de 1.300 euros”, trabajando 40 horas semanales, y que a medida que se asciende en sectores como el bar o cocina, junto a la adquisición de experiencia, “los salarios son más importantes”.

Por otro lado, desde la patronal turística sostienen que algunas de las personas a las que se les invita a trabajar en el sector “les molesta que los hoteles no cierren los fines de semana” y pese a que el convenio otorga dos días libres semanales, “no les gusta que no caigan en sábado o domingo”. 

 

La mayoría de los desempleados solo tiene estudios primarios

De las 11.977 personas que había inscritas como demandantes de empleo en Lanzarote al terminar el pasado mes de octubre, solo 604 contaban con estudios universitarios y 496 habían cursado Formación Profesional.

Del resto, 7.257 tenían solo estudios primarios y 3.535 educación secundaria, mientras que 85 no tienen estudios de ningún tipo, según la información recogida por el Centro de Datos del Cabildo a través del Observatorio Canario de Empleo.

En cuanto al sector económico al que pertenecen esos despleados, 933 provenían de la construcción, aunque no están pudiendo acceder a los puestos que se ofertan. Además, había 2.852 desempleados de hostelería, 2.020 de comercio y casi 5.000 de otras ramas del sector servicios.

LO MAS LEÍDO