20/Sep/2017

"ME TENGO QUE INTERESAR YO POR MIS PROYECTOS, PORQUE SI NO, NO LO HACE NADIE"

Rosa, sobre sus llamadas a concejales por la licencia de Stratvs: “Lo seguiré haciendo mientras esté con un proyecto”

El empresario se ha negado a responder si las medidas de la bodega coinciden con las del proyecto autorizado y ni siquiera ha contestado si tenía una tienda y un restaurante. “Vaya influencia buena que tenía yo, que lo vienen a conceder tres años después”, se ha quejado

Rosa, sobre sus llamadas a concejales por la licencia de Stratvs: “Lo seguiré haciendo mientras esté con un proyecto”

“Posiblemente lo dije. Y lo seguiré haciendo mientras esté con un proyecto. Me tengo que interesar yo por mis proyectos porque si no, no lo va a hacer nadie”. Así ha respondido el empresario Juan Francisco Rosa durante el primer juicio del caso Stratvs, cuando el fiscal le ha preguntado por la llamada que realizó a uno de los concejales de Yaiza en la víspera de que el Ayuntamiento aprobara la licencia de actividad.

Al formular la pregunta, el fiscal ha hecho referencia a lo que Rosa había declarado previamente en los Juzgados sobre esa llamada, cuando durante la instrucción de esta causa afirmó que “cuando necesita que le muevan los papeles llama directamente” y que “si tenía que llamar a Rajoy llamaba”. Unas afirmaciones de las que no se ha retractado y en las que incluso se ha reafirmando, asegurando que lo volvería a hacer.

Sin embargo, ha negado que eso suponga incurrir en el delito de tráfico de influencias por el que está acusado en esta pieza del caso Stratvs. “Vaya influencia buena que tenía yo, que lo vienen a conceder tres años después”, ha añadido con tono de queja, en referencia al tiempo que tardó el expediente para obtener esa licencia de actividad, que se inició bajo la Alcaldía de José Francisco Reyes y se culminó ya en el mandato de Gladys Acuña.

 

“No hubo ninguna influencia sobre él ni sobre nadie”


Respecto a esa conversación que mantuvo con el entonces teniente alcalde y concejal de Urbanismo, Leonardo Rodríguez, el día antes de que se aprobara el permiso en la Junta de Gobierno,  ha asegurado que “no hubo ninguna influencia ni sobre él ni sobre nadie”. “Y no lo digo yo, lo han dicho todos”, ha agregado, refiriéndose al resto de acusados con los que comparte banquillo por estos hechos.

Según Rosa, el objetivo de esa llamada al concejal fue “preocuparse por una licencia de actividad”, porque desde hacía tiempo le decían “que era mañana, que era mañana”, pero seguía sin aprobarse, pese a que según él contaba con “informes favorables”. Sin embargo, al igual que el resto de acusados, ha obviado todos los informes negativos que también constaban en el expediente, incluyendo uno sanitario que advertía de riesgo de contaminación, y otro que subrayaba que la única actividad del complejo no era la bodega, sino que también había una tienda y un restaurante, que ni siquiera tenía licencia de obra y sobre el que no había presentado ni proyecto en el Ayuntamiento.

Precisamente al preguntarle por el restaurante y la tienda, Juan Francisco Rosa ha decidido dejar de responder al fiscal. “No voy a contestar algo que me pueda perjudicar, ya que tengo otra causa pendiente en la Audiencia”, había comenzado advirtiendo a iniciarse su interrogatorio, en referencia a la otra pieza del caso Stratvs, en la que se juzgarán la mayor parte de los delitos por los que está acusado Rosa, y que incluyen delitos contra la ordenación del territorio, contra el patrimonio histórico, contra el medio ambiente y de estafa, entre otros.

 

“No voy a contestar”


Así, aunque Rosa sí ha respondido escuetamente las primeras preguntas del fiscal, al poco de iniciarse el interrogatorio ha dejado de hacerlo. “No voy a contestar”, ha señalado cuando Ignacio Stampa le ha preguntado si las dimensiones de la bodega para la que pidió licencia de actividad eran las mismas que las del proyecto que presentó al solicitar la licencia de obra. 

A continuación, tampoco ha querido contestar si dentro del complejo hay un restaurante o una tienda. En ese momento ha sido su abogado, José Antonio Choclán Montalvo, quien ha intervenido pidiéndole que no respondiera, afirmando que no tenía relación con el delito de tráfico de influencias por el que está acusado en la pieza que ha comenzado a juzgarse este lunes. A esto, el fiscal ha respondido que su acusación es por un delito de tráfico de influencias en concurso con otro de prevaricación, tal como consta en el escrito de calificación que ha pedido que se revisara, ante el comentario de la defensa.

Aún así, Rosa se ha negado a seguir respondiendo a ésa o a cualquier otra pregunta del Ministerio del Fiscal. Entre las pocas que sí ha contestado, ha confirmado que solo solicitó licencia de actividad “sobre la bodega”, que esa bodega es la misma que se autorizó por José Francisco Reyes en 1999 –“es la única que hay”, le ha respondido al fiscal- y que el suelo también “era el mismo”, “sin lugar a duda”. Pero después no ha querido dar ningún detalle sobre si la obra ejecutada coincidía con ese proyecto. Y tampoco ha respondido a la acusación popular ni a la acusación particular, representada por la familia Negrín, a la que su abogado ha intentado sin éxito que se le expulsara del procedimiento al plantear las cuestiones previas del juicio.

 

Rodríguez dice que no le llevó la licencia, sino “una felicitación de Navidad”


Después, a preguntas de su propio abogado, Rosa se ha referido a su relación con el ex concejal Leonardo Rodríguez, afirmando que “uno más” y subrayando que el edil era en ese momento “nuevo en política”. También ha negado que tuviera ninguna “ascendencia” sobre este concejal o sobre cualquier otro del Ayuntamiento o que influyera sobre ellos.

En cuanto a cómo se le notificó la concesión de la licencia de actividad, ha asegurado que fue a través de “un empleado” suyo, que fue a recogerla. Así, ha negado que el propio Leonardo Rodríguez acudiera al día siguiente a su domicilio a entregársela en persona, como se apuntaba en la instrucción de esta causa.

Esta conclusión surgió de una de las conversaciones interceptadas por a UCO en el caso Unión, e incorporadas al caso Stratvs, en la que Rodríguez, después de la Junta de Gobierno, anunciaba que iba a llevar algo a casa de Rosa. Sobre esa llamada también ha declarado el concejal, que ha asegurado que “no tenía nada que ver con la bodega Stratvs ni con nada”.

Según Leonardo Rodríguez, lo que iba a entregar era “algo que llevaba entregando dos semanas, una felicitación de Navidad”. “Pero no lo hacía con Rosa, lo hacía con todo el mundo”, ha agregado, precisando que en este caso el empresario no se encontraba en casa y se la dejó a su hijo. “Lo hacíamos todos los años”, ha asegurado, insistiendo en que lo que llevó fue una felicitación navideña y no la licencia de actividad.

En esta sección
Comentarios