TRAS EL CRIMEN VIAJARON A LANZAROTE Y LOS DETUVIERON POCO DESPUÉS

La banda del asalto de La Florida y el crimen de Tejera torturó a otro empresario en Tenerife

lavozdelanzarote.com · 06 de octubre de 2016
Bomberos y agentes de la Policía Nacional, tras hallar en cadáver de Juan Carlos Tejera.
Bomberos y agentes de la Policía Nacional, tras hallar en cadáver de Juan Carlos Tejera.

La banda criminal que presuntamente perpetró el brutal asalto a José Antonio Perera en La Florida y el secuestro y asesinato de Juan Carlos Tejera en Arrecife también atacó con extrema violencia a un empresario en Tenerife. Así lo recoge este jueves el diario La Provincia, que explica que los asaltantes irrumpieron en el domicilio con la intención de robar y, al ser sorprendidos por el dueño de la casa, le propinaron fuertes golpes que acabaron causando su ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de La Candelaria. Ese asalto se produjo semanas después del ataque a Perera y apenas unos días antes de las primeras detenciones en Lanzarote.

Según relata este diario, esta organización, de la que 8 miembros ya han sido detenidos y al menos 5 enviados a prisión provisional, asaltó la vivienda del empresario José Tavío en La Camella, en Tenerife, el pasado 21 de febrero. En ese asalto, que se produjo un mes después del asalto al chalet de La Florida, los atacantes golpearon a Tavío mientras le reclamaban la combinación de la caja fuerte. Como consecuencia de los golpes, este empresario sufrió roturas en el peroné, el cráneo y las costillas y tuvo que recibir cuidados intensivos. 

Ese 'modus operandi' muestra el mismo nivel de violencia que se empleó en el asalto a José Antonio Perera, que también permaneció casi dos semanas en cuidados intensivos y terminó falleciendo dos meses después de abandonar el hospital. Sus asaltantes le infligieron distintas fracturas en el cráneo, el brazo y las costillas e incluso le aplicaron descargas eléctricas. Igual de violento fue el crimen que acabó con la vida de Juan Carlos Tejera en marzo de 2015 y con el que la Policía Nacional logró relacionar a esta banda el pasado mes de septiembre. Su cuerpo apareció, oculto en una cueva de la escombrera de Argana tras más de una semana de búsqueda, con las manos y pies “engrilletados” y con “evidentes signos de violencia”. La  banda, según explicó la Policía, lo secuestró “en la creencia de que tenía guardada gran cantidad de dinero”.

De acuerdo con los datos que recoge La Provincia, las detenciones en Lanzarote, que tuvieron lugar entre finales de febrero y mediados de marzo pasados, se habrían producido después de que la Guardia Civil de Tenerife pusiera sobre aviso a la Policía Judicial de Las Palmas de la “inminente partida” de los asaltantes a Lanzarote. Todos los integrantes de esta banda, que son en su totalidad canarios, tenían antecedentes policiales por hechos similares. En este sentido, La Provincia recoge incluso que algunos de ellos tenían alias con los que eran “conocidos policialmente”. Es el caso de N.D.P.P., de 38 años, y apodado por los agentes ‘El Tortilla’, y de J.M.B.O., de 50 años y conocido por el sobrenombre de ‘El Caracortada’.

 

Vuelta a Lanzarote tras el asalto en Tenerife y primeras detenciones


El rotativo explica que tras el robo y paliza a Tavío, los agentes localizaron el punto de reunión de tres de los asaltantes y el lugar de Santa Cruz de Tenerife del que partieron para cometer el asalto y a donde regresaron, “cambiando de coche por seguridad”, tras perpetrarlo. En esas pesquisas descubrieron que la Guardia Civil investigaba a esa misma banda en Lanzarote por varios robos violentos y que iban a trasladarse a la isla con “diverso material y prendas utilizadas en los asaltos”. Pocos días después, fueron arrestados 5 de ellos en Lanzarote, a los que se intervinieron pasamontañas, martillos y palancas entre otros objetos.

Además, hay que recordar que éstos podrían no ser los únicos ataques cometidos por esta banda, que la Benemérita ya da por “desarticulada”. Ya en el momento de las primeras detenciones, la Guardia Civil explicó que había hallado indicios de su participación en otros dos robos cometidos en el municipio de Tinajo en 2013, caracterizados una vez más por la violencia extrema utilizada. De hecho, en uno de esos asaltos llegaron a perforar la rodilla de la víctima con un taladro. Según explicó el instituto armado hace dos semanas a La Voz, sus agentes continúan trabajando para hallar “todas las relaciones” de miembros de esta banda con delitos anteriores con “el mismo modus operandi”. Se investigan para ello crímenes cometidos tanto en áreas controladas por la Guardia Civil como en las que actúa la Policía Nacional, convenidos de que están “involucrados” en hechos similares.

Y es que en el propio momento de las primeras detenciones esta banda criminal estaba organizando un nuevo asalto en Lanzarote. Fue este hecho lo que precipitó los arrestos de la Guardia Civil en la isla, en la denominada Operación Caldereta. Aquella operación, no obstante, permaneció abierta y, dos semanas después de las primeras 5 detenciones se produjeron otras dos, en Lanzarote y Tenerife. A ellas se suma una última que tuvo lugar en La Gomera en junio, cuando la Policía Nacional pudo relacionar gracias a la colaboración con la Guardia Civil a esta banda con el crimen de Tejera. 

Sigue La Voz en