UN RADAR CONTROLARÁ LA VELOCIDAD MÁXIMA DE 20 KILÓMETROS POR HORA

La Policía no multará durante los primeros 10 días de apertura de la Avenida y solo informará

lavozdelanzarote.com · 13 de octubre de 2016

 

Durante los primeros “diez días o dos semanas” de apertura de la Avenida Marítima de Arrecife la Policía no pondrá multas y se limitará a “informar” de las nuevas restricciones al tráfico. Así lo ha explicado este jueves la concejal de Policía capitalina, Victoria Sande, que también ha señalado que pasado ese tiempo los vehículos que transiten por la zona sin autorización tendrán que hacer frente a multas de 200 euros. Ha destacado además que en esta vía tiene “prioridad total y absoluta el peatón” y que la velocidad máxima de 20 kilómetros por hora se controlará por radar.

“En un principio no se va a multar a nadie, estamos con avisos e informando a toda la ciudadanía que pase por allí”, ha dicho Sande en Radio Lanzarote-Onda Cero, explicando que se ha colocado allí un “retén especial” de la Policía Local con este fin. En cuanto a las multas, ha recalcado que, pasado ese tiempo inicial, los conductores que “sigan insistiendo en pasar por la Avenida sin la autorización y sin la tarjeta, lógicamente” sí serán multados.

Con la semipeatonalización que ha implantado el Ayuntamiento, únicamente los vehículos de emergencias, taxis y transporte público, los vehículos de carga y descarga y los residentes de la zona estarán autorizados a transitar por la Avenida. Estos últimos deberán obtener una tarjeta que les identifique como tales. La credencial, ha explicado Sande, se tramitará en las dependencias de la Concejalía de Movilidad y se entregará “en muy corto espacio de tiempo” a todos aquellos vecinos que acrediten su residencia. Esas tarjetas se entregarán, según ha indicado Sande, por vehículo y no por domicilio, pudiendo haber más de una asociada a la misma vivienda. 

La concejal ha explicado también que las horas de carga y descarga se circunscribirán a la franja que va de las 6 a las 11 horas de la mañana. Además, ha apuntado que esa excepción para la que no es necesaria una autorización especial hace referencia exclusivamente a “trabajadores profesionales del sector, como son el comercio y la hostelería”. Así, aunque ha dicho que podrán tener algo de “mano izquierda” en casos en que, por ejemplo, se descargue “la compra de la semana o del mes”, ha dejado claro que será necesario tener autorización para circular por la zona para cargar y descargar objetos. 

 

“Prioridad total y absoluta para el peatón”


De otro lado, la concejal se ha referido a las restricciones de velocidad en esa arteria de la ciudad. Los vehículos autorizados podrán transitar a un máximo de 20 kilómetros por hora en esta calle, en la que no se van a colocar pasos de peatones porque la semi peatonalización ya implica la “prioridad total y absoluta para el peatón”, ha recalcado Sande. 

“Son los vehículos los que deben dar prioridad al peatón. Si está cruzando una familia tiene que parar el coche, sí o sí”, ha subrayado la concejal. Para asegurar que esas restricciones se cumplen y que se respetan los límites de velocidad, se colocarán “cámaras” y también un “radar automático”, que tomará una fotografía de cada coche que exceda ese límite, ha señalado la edil.

Esta situación, no obstante, podría no ser permanente, ya que el PP ha solicitado un pleno extraordinario para debatir, nuevamente, la modalidad de circulación en esa vía, y dos de los tres socios del grupo de gobierno, CC y el PIL, han pedido que se abra la Avenida al tráfico general en un solo sentido de circulación. 

Sigue La Voz en