22/Ene/2017

CREE QUE EL ASALTANTE ES EL AUTOR DE OTROS ROBOS EN EL BARRIO

La frutera de Argana trabaja con miedo: “No es la primera vez que sufrimos un atraco con cuchillo”

La cámara de seguridad que instaló en el local consiguió grabar al asaltante. La propietaria cree que el autor del robo es el mismo que ha protagonizado otros atracos en el barrio en los últimos meses...

Imagen del atraco captada por la cámara de seguridad del establecimiento.
Imagen del atraco captada por la cámara de seguridad del establecimiento.
La frutera de Argana trabaja con miedo: “No es la primera vez que sufrimos un atraco con cuchillo”

Tres días después del atraco registrado en una frutería de Argana, se sigue respirando "miedo en el trabajo". Así lo reconoce la propietaria del establecimiento, Isabel María León, que ya se había enfrentado a otras situaciones simulares. “Desgraciadamente, no es la primera vez que sufrimos un atraco con cuchillo”, dice con resignación.

En esta ocasión ella no estaba en el establecimiento cuando se produjo el robo, pero sí sus dos empleadas. Parecía un sábado normal, “había mucha gente”, pero cuando sobre las 20:30 horas de esa tarde se fue el último cliente, entró el “individuo armado con un cuchillo”. A juicio de la propietaria, el encapuchado estaba esperando la ocasión “de que la tienda se quedara vacía”.

En ese momento, nada más entrar, "amenazó con su arma, arremetiendo contra una de ellas para que abriera la caja, porque él no sabía abrirla". "Se lo dijo con mucha agresividad, pero la chica no quería acercarse a él porque tenía un cuchillo en la mano”, explica la dueña. "Cuando el atracador salió corriendo hacia ella, como si la fuera a pinchar realmente, la chica, rogando que no lo hiciera, abrió la caja”, relata.

Atraco frutería Argana atracador

La cantidad de lo sustraído ronda los mil euros, una "importante" recaudación porque “los sábados la gente compra más”, según explica la propietaria. Pero afortunadamente, ninguna de las dos empleadas sufrió daños, ya que el asaltante, "en cuanto cogió el dinero, salió corriendo”.

 

El atracado, grabado por la cámara de seguridad


Precisamente por los anteriores robos sufridos en el establecimiento, éste cuenta con una cámara de seguridad, que grabó al asaltante cuando entró al local cubierto con la capucha de una sudadera. El vídeo ya fue entregado a la Policía Nacional, que ahora analizará esas imágenes para intentar dar con el autor.

Respecto a la investigación, la propietaria de la frutería afirma que "sospechan que se trata de la misma persona" que habría estado detrás de otros robos en el barrio. Cabe recordar que "solo en los últimos dos meses", han producido sucesos similares en una gasolinera, en la farmacia y en el videoclub de Argana.

En el robo ocasionado en la farmacia, "cogieron al supuesto autor pero fue puesto en libertad a los dos días”, explica Isabel León. Además, cree que ahora “se encuentra con una orden de búsqueda y captura por no presentarse cuando tenía que hacerlo ante el juez”. “Parece ser que es el mismo”, señala.

 

El "día después" del atraco


Ahora, tras haber sufrido personalmente otros robos, la dueña del último establecimiento asaltado afirma que siente “impotencia”, “cansancio”, “miedo” y “malestar”, sentimientos que han ido creciendo a medida que se aleja el día del atraco. “La parte positiva es que no ha pasado nada, aunque tenemos todas el susto y el miedo en el cuerpo porque pensamos que va a volver a entrar”, afirma.

Además, “nos encontramos impotentes y bastante mal porque vemos que los cogen y no pasa nada”. Confiesa que esa puesta libertad del supuesto atracador de la farmacia le "lleva al cansancio". "He tenido que grabar imágenes, he perdido horas de trabajo, las chicas –empleadas- tienen que ir ahora a la Comisaría y él sale antes de que nosotros terminemos de hacer todo el papeleo”, lamenta, aunque en este caso ni siquiera consta aún que se haya producido una detención.

Mientras intenta explicar su estado de ánimo del “día después”, León recuerda cómo hace años en el barrio hubo un caso similar. "A los dos días de soltar al presunto autor, éste se presentó de nuevo en el establecimiento para amenazar a la empleada testigo del atraco". "No puede ser que tú me atraques, que te coja la policía y a los dos días me encuentre contigo y me amenaces para que te quite la denuncia. Sinceramente, algo falla”, sentencia.

En este sentido, reclama más vigilancia y no sólo de la Policía Nacional, sino también de la Policía Local. La frutera define Argana como “un barrio de gente muy trabajadora donde necesitamos más presencia policial”. En su caso, explican que abren "a las 06:00 horas de la mañana, porque ya tenemos clientes que van a comprar los bocadillos para ir a su trabajo”. A pesar de ello, reconoce que de vez en cuando sí que ve pasar alguna patrulla de policía, pero “se ven uno o dos segundos y vuelven a desaparecer".

Comentarios