21/Oct/2017

RECHAZA QUE EL PARTIDO JUZGUE COMO DEPLORABLES SUS OPINIONES PERSONALES

Sigfrid Soria responde al PP por condenar su polémico tuit: "No tiene porqué inmiscuirse"

El exdiputado popular cree que Joel Delgado "no es quien para juzgar y sentenciar públicamente si otros afiliados representan los valores y principios del Partido Popular o no"
 

Sigfrid Soria responde al PP por condenar su polémico tuit: "No tiene porqué inmiscuirse"

"La actividad en la red social Twitter es estrictamente personal. El Partido Popular de Lanzarote no tiene porqué inmiscuirse en lo que no le concierne". Así ha respondido el exdiputado del PP, Sigrid Soria, al comunicado enviado por el partido condenando su polémico tuit sobre Cataluña, gays y sida, el cual tachó de "vejatorio". 

Soria sigue defendiendo que el tuit que publicó "no insulta ni veja" y afirma que él "concide completamente con el PP de Lanzarote en cuanto a defender la tolerancia y el respeto a todas las personas, con independencia de sus convicciones, creencias, género, raza u orientación sexual". Así, considera "irracional, bastardo y orquestado" el "efecto masivo" que desembocó en la suspensión, por parte de Twitter, de su cuenta. 

"Estamos en un momento histórico en que algunos no pueden expresarse pues el prejuicio imperante lo impide", señala el exdiputado popular, que cree que el PP de Lanzarote contribuye "a tal fin señalador y marcador". Sigfrid Soria rechaza "de forma tajante" que el Partido Popular de Lanzarote juzgue como deplorables y radicales sus opiniones personales y las califique de insultos. Asimismo, apunta que quien firma el comunicado del Partido Popular de Lanzarote, que es su secretario general, Joel Delgado, "no es quien para juzgar y sentenciar públicamente si otros afiliados representan los valores y principios del Partido Popular, o no". 

No obstante, el exdiputado popular dice no sentirse extrañado por la actitud de la dirección del PP en la isla, "habida cuenta de la que ya tuvo en 2013 cuando el episodio de los escraches y cuando la propia presidenta, Ástrid Pérez, asimiló indirectamente la actitud de Sigfrid Soria como fascista". Una posición que Soria considera que fue "ridícula", pues apunta que entonces "la secretaria general, María Dolores de Cospedal, acompañada de Esteban González Pons, afirmó rotundamente que los fascistas eran los que cometían los escraches", posición que dice que "coincidía" con la suya. 

Asimismo, Soria niega que fuera apartado de sus cargos en el partido tras el escándalo que provocaron sus palabras sobre los escraches en Twitter en 2013. "Jamás he sido relegado de cargo público ni cargo orgánica y jamás he sido sometido a expediente ni informativo ni disciplinario", afirma el exdiputado del PP, al tiempo que se congratula "por el reconocimiento público por parte del Partido Popular de Lanzarote de que es afiliado y lo ha sido ininterrumpidamente desde el año 2000".

 

Pide al PP que no pacte con San Ginés porque lo considera "un despropósito"


Sigfrid Soria aprovecha el comunicado para sugerir a la dirección del Partido Popular de Lanzarote "que en lugar de señalar a quien no debiera, mejore la patética implantación territorial actual a la que ha llevado paulatina y degenerativamente" al partido en la isla. Asimismo, Soria anima "a trabajar con mejor acierto a dicha dirección para que el Partido en Lanzarote llegue a tener la presencia institucional de cargos públicos que llegó a tener con anteriores equipos directivos en épocas pasadas y añoradas, donde realmente había inclusión de cualquier afiliado".

Por último, Sigfrid Soria exige a la actual dirección del Partido Popular de Lanzarote "que deje de urdir estrategias para ocupar la Alcaldía de Arrecife vinculando a tal fin la continuidad de Pedro San Ginés, investigado con el trámite iniciado de procedimiento abreviado para la apertura de juicio oral. "La presidenta del Partido Popular de Lanzarote no puede llegar a ser alcaldesa de Arrecife a cambio de que Pedro San Ginés continúe siendo el presidente del Cabildo. Si lo consiguiera y asumiera dicho peaje político, no podría explicar a la ciudadanía de Lanzarote tamaño despropósito y el Partido Popular de Lanzarote acabaría sufriendo un enorme castigo electoral en próximos comicios autonómicos, insulares y locales", concluye. 

En esta sección
Comentarios