EL PRESIDENTE DEL CONSEJO NIEGA HABER OCUPADO SUELO DE LA FAMILIA SUÁREZ

Rafael Morales defiende sus obras en La Geria: “Me he gastado un dineral ahí y está todo legal”

Isabel Lusarreta · 24 de noviembre de 2016
Rafael Morales, presidente del Consejo Regulador del Vino de Lanzarote.
Rafael Morales, presidente del Consejo Regulador del Vino de Lanzarote.

“Aquello está totalmente legalizado. Sé que fueron allí e hicieron un informe, pero no era correcto. Decían que estaba haciendo un aljibe y no es correcto”. Eso es lo que asegura el presidente del Consejo Regulador del Vino de Lanzarote, Rafael Morales, sobre la denuncia presentada contra él por el Seprona el pasado mes de junio. “A mí el Seprona no me ha notificado nada”, afirma Morales, que niega tener constancia de esa denuncia.

Sin embargo, sí conoce el “informe” de los agentes. De hecho, explica que ha presentado alegaciones tanto ante el Ayuntamiento de Yaiza como ante el Cabildo de Lanzarote. Y es que de esa denuncia se dio traslado al Consistorio sureño, que es de quien depende la licencia de obras, así como al Juzgado de Instrucción Número 1 de Arrecife, que tiene abiertas diligencias penales y fue quien pidió al Seprona que realizara esa inspección

“Alegaron que había un hoyo que ellos dijeron que era un aljibe”, sostiene Rafael Morales, que asegura que lo que hizo en realidad fue un “forjado sanitario”. “Al ser un muro de piedra, tienes que dejar una zona para evitar las humedades”, afirma. Sobre si tenía permiso para ese “forjado sanitario”, responde que “eso ya se rectificó” y “ya se presentó una modificación al Ayuntamiento”, que al parecer podría haberse realizado tras la visita del Seprona. 

Con respecto a este punto, la familia que denunció estas obras en los Juzgados sostiene que Morales presentó un proyecto afirmando que existía previamente un “un pozo y una fosa séptica”, pero asegura que es “una falsedad”, porque ahí “no había nada”.

 

Pidió licencia para un aljibe y fue denegada


Por su parte, la Guardia Civil sostenía en su denuncia que Rafael Morales sí estaba realizando un aljibe, pese a que la licencia había sido expresamente denegada por la administración. Según señalaban, pidió licencia para rehabilitar una construcción preexistente y para construir un aljibe, pero el Ayuntamiento solo autorizó lo primero. Y lo hizo en base a un informe emitido por el área de Medio Ambiente del Cabildo, que informó favorablemente a la rehabilitación, pero de forma negativa a la construcción de un aljibe.

Sin embargo, Morales niega que lo que vieron los agentes fuera la obra de un aljibe. “Está legal totalmente. Había una ruinas totales y me he gastado un dineral ahí. He quitado todas las piedras, he hecho un muro de piedra, he conservado las piedras que había”, responde por su parte Rafael Morales, al hablar de los trabajos que ha venido realizado, y sobre los que no ha entrado en detalles. “La obra que se está haciendo es lo que tengo licencia”, responde al preguntársele en qué consisten todos los trabajos ejecutados.

 

Una causa penal abierta en los Juzgados


Lo que sí ha confirmado es que hay diligencias penales abiertas en los Juzgados por esas obras, y que incluso ya fue citado a declarar, a raíz de “una denuncia de alguien de la zona”, es decir, de los propietarios de Bodegas Suárez. En esa denuncia, la familia Suárez no habla solo de las supuestas obras sin licencia, sino también de la presunta ocupación de suelo de su propiedad para llevarlas a cabo.

“Yo no tengo que justificar nada. Tengo mi escritura y tengo todo en regla”, defiende el presidente del Consejo Regulador del Vino, que resta importancia a esa causa penal abierta y afirma que es “un pleito que tiene la vecina y que para mí está equivocada, y nada más”. Sobre el estado actual de esa causa penal contra él, confirma que “sigue abierta”, pero asegura que no sabe “cómo va el asunto”. 

Según los denunciantes, Rafael Morales no solo habría ocupado suelo de su propiedad y realizado un aljibe sin licencia, sino también un nuevo almacén. “No, no. La obra que se está haciendo es la que yo tengo licencia. No estoy haciendo obras sino la que tengo yo autorización para hacer”, responde por su parte el presidente del Consejo Regulador. Y esa licencia, afirma que le autorizaba para rehabilitar “una bodega y lagar y todo lo que hay allí”. En cuanto al aljibe, insiste en que eso “ya está justificado y más que justificado”, y en que “si ése era el problema que había, no era un aljibe”.

Sigue La Voz en