22/Sep/2017

LA CANTIDAD DE AGUA FACTURADA EN LA ISLA EMPEZÓ A CAER CON LA CONCURSAL

Canal vende 2 millones de metros cúbicos de agua menos que Inalsa en 2007 aunque ahora se producen 3 millones más

En 2016 produjo 24,4 millones, pero solo pudo facturar 13.2 millones de metros cúbicos. La cifra es incluso inferior a la de 2003, cuando la producción en la isla solo era de 18 millones de metros cúbicos

Canal vende 2 millones de metros cúbicos de agua menos que Inalsa en 2007 aunque ahora se producen 3 millones más

Canal Gestión produjo el pasado año más de 11 millones de metros cúbicos de agua que no constan como “consumidos”, es decir, que se perdieron con fugas en la red o que no fueron facturados. En total, en 2016 la producción fue de 24.443.227 metros cúbicos y el “consumo” de 13.212.117, según las cifras recogidas por el Centro de Datos del Cabildo. Y lo más llamativo es que ese “consumo” es inferior al que se registraba hace una década en la isla, cuando había menos población y menos turistas, y cuando también se producía mucha menos agua.

Con respecto a 2007, el pasado año se produjeron casi 3 millones de metros cúbicos más, pero se vendieron 2 millones menos. El año en el que se facturó mayor cantidad de agua fue el 2008, en aquel momento a través de Inalsa, con 15,4 millones de metros cúbicos vendidos (y 22,2 millones producidos). Pero incluso desde 2003, la cifra de consumo era superior a la actual, con 13.463.953 metros cúbicos “consumidos”. Sin embargo, esta tónica cambió desde el año 2009, coincidiendo con la entrada de Inalsa en concurso de acreedores.

Ese año, con la empresa gestionada por los administradores concursales, la cantidad de agua facturada descendió en 1,4 millones de metros cúbicos, situándose en 14.020.019. Y una nueva bajada casi idéntica se vivió al año siguiente, en 2010, cuando el consumo se redujo a 12.664.627 metros cúbicos. Sin embargo, mientras disminuía el consumo, iba aumentado la cantidad de agua producida, que entre 2003 y 2010 pasó de 18,3 millones a 23 millones de metros cúbicos, llegando a “perderse” casi la mitad del agua que se producía.

 

La producción casi no ha aumentado desde la llegada de Canal


En 2016, esas pérdidas se situaron en el 45,9 por ciento, tras haberse rebajado muy levemente el porcentaje en los últimos años y en particular desde el año 2014. Y es que tras la llegada de Canal Gestión a finales de 2013, la producción casi no ha aumentado (ese año fue de 24,2 millones de metros cúbicos y en 2016 de 24,4 millones), pero sí ha subido ligeramente la cantidad de agua facturada (de 12,3 millones de metros cúblicos en 2013 a 13,2 millones el pasado año). Sin embargo, las cifras de consumo siguen estando muy por debajo de las de hace una década. 

El mayor repunte se registró en 2015, pero fue coincidiendo con el periodo en el que Canal Gestión tuvo el control de la desaladora y la depuradora de Montaña Roja, que fueron incautadas por el presidente, Pedro San Ginés, y entregadas a esta empresa, en una decisión que después fue declarada ilegal por los tribunales. Tal como publicó este lunes La Voz de Lanzarote, ese año Canal Gestión pasó a vender 14,3 millones de metros cúbicos de agua, pero la cifra volvió a reducirse a 13,2 millones en 2016, después de que tuviera que devolver esas plantas a Club Lanzarote por orden judicial.

En cuanto al tipo de consumo, 5,1 millones de metros cúbicos vendidos el año pasado corresponden al uso doméstico (el 46 por ciento del total), mientras que otros 5 millones (el 45,2 por ciento) fueron facturados al sector turístico e industrial. El resto, se reparte entre el sector agrícola y ganadero, con 529.878 metros cúbicos, y las corporaciones, con 446.974 metros cúbicos. Así, casi la mitad del agua que factura Canal Gestión proviene del sector industrial y turístico, y esa cifra aumentaría significativamente si finalmente se cierran las desaladoras privadas que funcionan en muchos hoteles de la isla.

 

Propuesta de cierre de desaladoras y “desconfianza” de la oposición


La propuesta de abrir expediente a las desaladoras privadas fue elevada por el gerente del Consejo Insular de Aguas, Erik Martín, y se debatió en el último Pleno del Cabildo, en medio de las críticas de la oposición. Así, mientras Ciudadanos cuestionó la legalidad de esta medida y el hecho de que se le entregue el monopolio del agua a Canal Gestión, Podemos y Somos Lanzarote criticaron que no se hubiera intervenido hace años, cuando el agua estaba en manos públicas. “Usted defendía las desaladoras privadas y a partir de 2014, todos sabemos por qué, y cambia usted de criterio”, le reprochó el portavoz de Podemos, Carlos Meca, a Pedro San Ginés, refiriéndose a la fecha en la que le entregó a la empresa madrileña la gestión del ciclo integral del agua en Lanzarote.

Por su parte, al igual que Somos y Podemos, el portavoz del PP, Ángel Vázquez, también habló de la “desconfianza” que despierta esta medida. “No nos genera ninguna confianza cómo hace usted estas cosas”, cuestionó el consejero del PP, que planteó sus dudas sobre el plan de intervención presentado, que hace referencia a 48 desaladoras privadas y las divide en tres bloques, previendo empezar a actuar inicialmente sobre uno de ellos.

En ese bloque se incluyen 16 plantas que carecen de autorización y que tampoco solicitaron su legalización antes de noviembre de 2015, que fue cuando se aprobaron las normas transitorias de planificación hidrológica que están actualmente en vigor. Para todas ellas, el gerente propone que se incoe un expediente sancionador, que se ordene la “inmediata suspensión temporal de la actividad causante de vertidos no autorizado”, que se proponga al Gobierno de Canarias “la clausura de las instalaciones causantes del vertido”, que se restituya “el beneficio ilícitamente obtenido” por esta actividad, que se inste “la conexión al sistema general” y que se comunique la situación tanto al ayuntamiento correspondiente como a la autoridad sanitaria, advirtiendo de que se podría estar cometiendo “un delito contra la salud pública”.

En cuanto al segundo bloque, también son desaladoras que carecen de permiso y la única diferencia es que lo solicitaron antes de 2015, aunque no se les ha otorgado. Sin embargo, el gerente del Consorcio plantea no empezar actuando sobre ellas, alegando falta de medios humanos para afrontar todos los expedientes al mismo tiempo. Respecto al tercer bloque, se refiere a otras 16 desaladoras “autorizadas”, “inscritas” o “con autorización en curso o en proceso de renovación”, que también podrían ser clausuradas en una tercera fase, si se confirma que la red pública de agua, gestionada actualmente por Canal Gestión, llega hasta esa zona.

En esta sección
Comentarios