20/Jul/2017

EL CONSEJERO HA COMPARECIDO PARA RESPONDER A LAS ÚLTIMAS DENUNCIAS DE PODEMOS

Los Centros rescindieron el contrato de alquiler con Marina Rubicón en abril pero el mismo día firmaron otro nuevo

Echedey Eugenio ha negado que la institución siga pagando los locales que servían de taller de Jason deCaires. Sin embargo, sí sigue arrendando uno de esos locales, que se usa como oficina del museo submarino

Echedey Eugenio, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves (FOTO: Sergio Betancort)
Echedey Eugenio, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves (FOTO: Sergio Betancort)
Los Centros rescindieron el contrato de alquiler con Marina Rubicón en abril pero el mismo día firmaron otro nuevo

El consejero delegado de los Centros Turísticos, José Juan Lorenzo, firmó el pasado 28 de abril un nuevo contrato con el gerente de Marina Rubicón, Rafael Lasso Lorenzo, para volver a alquilar un local en este puerto deportivo ilegal. La existencia de este segundo contrato se ha conocido este jueves, durante una rueda de prensa convocada en la sede de los Centros Turísticos para responder a las últimas denuncias públicas de Podemos.  No obstante, ese contrato no aparecía en la documentación que se ha entregado inicialmente a los medios ni se había hecho ninguna referencia a él, hasta que ha llegado el turno de preguntas de los periodistas.

Inicialmente, lo que ha entregado el consejero y presidente de los CACT, Echedey Eugenio, es un documento firmado el pasado 28 de abril, por el que se resolvió el primer contrato de alquiler, firmado en 2015, por el que los Centros alquilaron dos locales para servir de taller al autor de las esculturas del museo submarino, Jason deCaires. Con ese documento, Eugenio ha intentado desmentir la última denuncia de Podemos, que el pasado martes advirtió de que los Centros Turísticos seguían utilizando esos locales, pese a que el contrato original vencía el 1 de julio, como plazo máximo, o cuando acabaran los trabajos del museo.

Desde el pasado mes de marzo, Podemos venía denunciando que los trabajos del museo ya habían terminado y que deCaires seguía haciendo uso de esos locales pagados con dinero público para su obra privada. En aquel momento, Eugenio anunció que los Centros dejarían esos locales en abril. Sin embargo, tras visitar el pasado lunes el puerto, Podemos hizo público que seguía habiendo trabajadores del artista en uno de esos locales y que, en el otro, continuaba abierta una oficina de los Centros Turísticos, que sirve como punto de información y de venta de entradas para el museo submarino. Por eso pedía de nuevo explicaciones al grupo de gobierno, ya que afirmaba que no había recibido respuesta a la pregunta que formuló hace más de dos meses, para saber si se había rescindido el contrato con Marina Rubicón.

 

Críticas al “falseo de información” y cita de Francis Bacon


“El objetivo de esta rueda de prensa es poner en evidencia una política de desprestigio, de falseo de información, de falta de verdad que detectamos por el grupo político de Podemos en el Cabildo”, ha comenzado señalado Echedey Eugenio en su comparecencia, que ha arrancado citando a Francis Bacon, con la frase “calumniad con audacia, algo siempre quedará”.

Después, ha hecho referencia a ese documento del 28 de abril que ha entregado a los medios, tratando así de desmentir la denuncia de Podemos. “Esta es una copia de la comunicación de rescisión del contrato del alquiler de los locales del taller de Jason deCaires. Lo prometimos en marzo de 2017 y se cerró y se culminó ese contrato en abril de 2017 por el alquiler de esos talleres”, ha defendido. Pero al preguntarle por la oficina que siguen mantenido allí los Centros, es cuando ha confirmado la existencia de un segundo contrato. Un contrato que se  firmó el mismo día en que se rescindió el primero, el 28 de abril, y que también está firmado por José Juan Lorenzo como consejero de los CACT y por su primo Rafael Lasso Lorenzo como gerente del puerto.

Con ese contrato, se volvió a alquilar uno de los dos locales que se venían arrendando desde 2015 –concretamente el local V1-, pero esta vez especificando que su uso sería para la oficina del museo submarino. “Yo desmiento la nota de Podemos que dice que seguimos alquilando los talleres de Jason deCaires”, ha señalado al respecto Echedey Eugenio, que antes de hablar de ese segundo contrato había señalado que los locales “quedaron libres y a disposición de la propiedad en abril, como nos comprometimos a hacer”.

Respecto a la presencia de trabajadores de DeCaires en uno de esos locales, que fue lo que hizo público Podemos –junto con el hecho de que hubiera una oficina de los Centros- Eugenio ha afirmado que “parece” que el artista sigue haciendo uso de él, pero ha negado que los CACT continúen pagando el alquiler. “Si Marina Rubicón hace una rueda de prensa puedes preguntarles a ellos, no son nuestros. Por las fotos que tenemos parece que se está utilizando, pero desconozco la relación contractual que ellos tienen, supongo que la tendrán, pero vamos, no me corresponde a mi decirlo”, ha respondido.

 

Los Centros pagan el IBI del local y una tasa de mantenimiento


En cuanto a las condiciones del nuevo contrato firmado entre los Centros Turísticos y Marina Rubicón, supone un pago mensual de 500 euros, a lo que hay que sumar el IGIC, según se establece el documento. Además, al igual que ocurría con el primer contrato, los CACT deberán correr con el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de ese local, así como abonar una tasa de “mantenimiento” a la propiedad.

Esa tasa se ha fijado en el contrato en 2,4 euros por metro cuadrado. Así, dado que el local tiene una superficie de 120 metros cuadrados, supondrá un desembolso añadido de 288 euros para los Centros Turísticos, a lo que se suma el pago de otros “gastos y pagos a terceros”, como “tasas o precios de servicios públicos que no sean girados individualmente”. En cuanto a la vigencia del contrato, tiene una duración de seis meses a contar desde el pasado 1 de mayo, aunque también se establece que las partes podrían llegar a un “acuerdo expreso” para ampliar su vigencia.

En cuanto a la denuncia que había formulado Podemos, cabe recordar que no solo cuestionaba que se siguiera haciendo uso de los locales tras haber anunciado que se abandonarían en abril, sino también el hecho de que los Centros Turísticos mantuvieran este vínculo con un puerto deportivo ilegal, cuya licencia fue anulada en la sentencia del caso Yate. “El Cabildo debe romper todo vínculo con un puerto que en Lanzarote es sinónimo de sobornos y de corrupción”, había reclamado la formación, recordando que el propio ex alcalde de Yaiza, José Francisco Reyes, confesó en el caso Yate haber recibido dádivas y dinero en efectivo de distintos empresarios a cambio de la concesión de ésta y otras licencias ilegales en Playa Blanca.

Además, Podemos volvió a calificar de “indecente” la intervención de José Juan Lorenzo, ya que considera que está “utilizando” su cargo como consejero de los Centros “para para financiar con dinero público” a este puerto “propiedad de su familia”, ya que su primo es el gerente y su tío uno de los dueños.

En esta sección
Comentarios