23/Nov/2017

ES UNA MANSIÓN DEL SIGLO XVII QUE ACOGÍA EL ANTIGUO HOTEL FINCA LAS SALINAS

El Cabildo sabía desde 2015 que Rosa ejecutaba obras ilegales en el Hotel Stratvs y no consta que actuara

Hace más de dos años detectaron que se había abierto “un gran hueco” en la fachada de este edificio protegido, que después fue tapado con cemento. Y en 2016 advirtieron del derribo de dependencias y “arrancado” de puertas

El Cabildo sabía desde 2015 que Rosa ejecutaba obras ilegales en el Hotel Stratvs y no consta que actuara

Fotos: Sergio Betancort

 

El Cabildo de Lanzarote tenía conocimiento de las obras que estaba desarrollando Juan Francisco Rosa en el antiguo Hotel Finca Las Salinas al menos desde junio de 2015, cuando un vigilante del área de Patrimonio de la institución denunció que se había abierto un “gran hueco” en la fachada de este edificio protegido. Más de un año después, se realizaron otras dos visitas de Inspección, en las que constataron que ese “gran hueco” había sido cerrado “mediante piedras y cemento”. Además, en esas visitas se detectaron otros muchos daños causados a los valores patrimoniales del inmueble, tal como se plasmó en un informe fechado en julio de 2016.

Sin embargo, ni siquiera desde entonces consta que la institución adoptara medidas. Y tampoco se dio traslado de los hechos al Seprona. De hecho, desde la Guardia Civil han confirmado a La Voz que esta unidad no tiene por el momento ninguna investigación abierta, al no conocer el expediente ni las advertencias realizadas por los técnicos del Cabildo.

El Hotel Finca Las Salinas es una antigua mansión del siglo XVIII que fue adquirida por Juan Francisco Rosa hace casi cuatro años, para reconvertirla en el Stratvs Hotel. El inmueble está incluido en el Inventario Arquitectónico Municipal de Yaiza y solo se permiten obras de “conservación, restauración y consolidación”. Sin embargo, además de ese gran hueco abierto en una de las paredes -después cerrado con “piedras y cemento”- los agentes de Patrimonio advirtieron de otros daños. Entre ellos, que “gran parte de las puertas de la vivienda” habían sido “arrancadas, ampliando considerablemente los huecos originales de la misma”.

 

Dependencias protegidas que han “desaparecido por completo”


Además, informaron de otras actuaciones realizadas en la parte trasera del inmueble, donde “una serie de dependencias” protegidas dentro del Inventario Municipal “habían desaparecido por completo”. Y también advirtieron de que “habían sido destruidos otros elementos patrimoniales, como dos tramos de muros biselados que limitaban el perímetro de los jardines delanteros, la gran era que se encontraba en la parte lateral, el aljibe trasero y derribo de todo el conjunto de dependencias asociadas a la vivienda principal y donde se encontraban las caballerizas”.

En aquel momento se requirió el proyecto de estas obras al Ayuntamiento de Yaiza, que había otorgado una licencia en 2014. Ese permiso se concedió después de que el empresario iniciara las obras sin tener ningún tipo de licencia, según confirmó entonces el Consistorio, que ordenó paralizarlas en mayo de ese año.

Después, el Ayuntamiento otorgó la licencia, pero lo que autorizaba era la rehabilitación del inmueble. Sin embargo, Patrimonio detectó -primero en 2015 y después en 2016-, que lo que se estaba ejecutando nada tenía que ver con ese permiso. Ahora, al parecer, la propiedad estaría tramitando una nueva solicitud, que ha vuelto a poner sobre la mesa este expediente, que no había trascendido y que tampoco consta que haya tenido consecuencias. 

Esto es lo que podría haber motivado un nuevo informe emitido hace dos semanas desde la Inspección de Patrimonio, en el que se advierte de que las obras han causado un “daño irreversible” a los valores patrimoniales de este inmueble protegido y se propone ordenar la paralización de los trabajos.

En esta sección
Comentarios