23/Oct/2017

Algunos consejos para conseguir que tu móvil sobreviva al verano

Algunos consejos para conseguir que tu móvil sobreviva al verano

Aunque el mejor consejo sea olvidarse del móvil y disfrutar de las vacaciones, serán muy pocos los usuarios que lo cumplan. Y es que resistirse a tomar fotos de nuestra excursión por la montaña o de una tarde en la playa es complicado. Los Smartphone se han convertido en una extensión de nuestra memoria y, lo más importante, en una herramienta para compartir vivencias con nuestros seres queridos. Una condición que, no obstante, pone en serio peligro la integridad del terminal.

Imaginemos, por ejemplo, que nos acabamos de retratar con nuestro grupo de amigos junto a la piscina y que, acto seguido, nos zambullimos en el agua con el móvil aún en el bolsillo del bañador. Un pequeño y cotidiano error del ser humano supone, sin embargo, un mal trago para nuestro terminal. En este sentido, los expertos aseguran que aproximadamente la mitad de averías de teléfonos móviles se producen durante el verano. Y de estas, 7 de cada 10 se deben a descuidos, al calentamiento y a la humedad. Así, puesto que no es fácil ni deseable evitar el agua o la arena, propondremos consejos para que nuestro Smartphone llegue sano y salvo a septiembre.

En primer lugar, debe quedarnos claro que, por mucho que sea el mimo con el que tratamos el dispositivo, un error lo puede tener cualquiera. De esta manera, son cada vez más los usuarios que confían en los denominados seguros para móviles. Se trata de coberturas que ofrecen protecciones adicionales a las de la garantía de fábrica: desde caídas y contacto con líquidos, hasta fallos mecánicos y electrónicos, pasando elementos internos defectuosos. Entre las distintas compañías, una opción atractiva es asegurar el móvil en Miseguromovil, una empresa que contempla, además de las protecciones anteriores, averías derivadas de condiciones meteorológicas y casos de robo.

Una vez contratada nuestra póliza, podemos dedicarnos a disfrutar de unas merecidas vacaciones; eso sí, teniendo en cuenta algunos consejos útiles. Por ejemplo, conviene ser cuidadosos a la hora de escoger el lugar donde guardamos nuestro Smartphone. Para ello, el mercado pone a nuestra disposición fundas o bolsas herméticas, ideales para reducir la temperatura o evitar el contacto con el agua. Por supuesto, olvidar el móvil en el coche no es una buena idea. Más allá de que el Smartphone de funcionar por la alta temperatura del interior del automóvil (que suele superar los 40ºC), corremos el riesgo de que el dispositivo combustione y provoque un incendio.

Por otra parte, las carcasas serán eficaces a la hora de aislar el terminal del contacto con la arena, evitando que esta perjudique los componentes interiores del aparato y que la pantalla se raye. También es recomendable contar con protectores para los auriculares, las entradas de datos o la propia pantalla. Por último, los pequeños gestos nos ahorrarán un susto, así como un gasto en reparaciones: secarse las manos al salir del mar o la piscina, registrarse los bolsillos antes de entrar al agua, etc.